En la región encontramos espacios, en los que la Naturaleza y la actuación humana, se mezclan dando lugar a un paisaje que refleja la continua lucha entre estos dos poderosos elementos.
Existen espacios de alto valor ambiental, que destacan por su belleza paisajística, como la Sierra de Carondio y Valledor, paisaje protegido, integrado por un conjunto de sierras, surcadas por numerosos arroyos que excavan profundos valles en los que se sitúan pequeñas poblaciones.
Hay que destacar las impresionantes vistas del Puerto del Palo, desde donde se observa el agreste paisaje allandés, con sus cumbres devastadas por el fuego y ahora cubiertas por un manto de brezales, salpicado por pequeñas masas boscosas de carbayos y castañeiros.