Se mantiene, no sin dificultades, una de las mayores extensiones de coníferas de la provincia, Bedramón, que otorga a la parroquia rural de San Martín del Valledor, una gran riqueza maderera.
Como singularidad hay que hablar del llamado Alcornocal de Boxo (San Emiliano), catalogado como monumento natural, siendo el mayor de la provincia.